YOGA Y CÁNCER

El Yoga es un camino hacia la libertad. Nos libera del miedo, de la angustia y de la soledad.

El Yoga es un camino hacia la libertad. Nos libera del miedo, de la angustia y de la soledad.

Cáncer: Enfermedad neoplásica con transformación de las células, que proliferan de manera anormal e incontrolada.

Todos tenemos un amigo, familiar o conocido, incluso, nosotros mismos que ha tenido o tiene cáncer. Para nosotros, lamentablemente, es algo muy conocido. Todos estamos familiarizados con las palabras quimioterapia, nódulo maligno, radioterapia, mastectomía, etc.

Sin embargo, hay muchas cosas que desconocemos, como por ejemplo, los beneficios que puede aportar el yoga a una persona que esté pasando por ello o que haya sido intervenida ya. Y, es que, en Estados Unidos, por ejemplo, el yoga terapéutico ya se ha introducido en la mayoría de los hospitales.

Con ello, no estamos diciendo que haciendo yoga te curarás, ni que haciendo yoga ya no será necesaria la quimioterapia: No! Pero sí, puede ayudar a la persona que está pasando por ello a reducir los efectos secundarios del tratamiento, mejorando su calidad de vida, así como a afrontar este trago con otra perspectiva.

Hay muchos estudios que avalan los beneficios de la práctica de yoga en afectados por cáncer. Una práctica de ásanas de yoga suave, pranayama (ejercicios respiratorios) y meditación son realmente beneficiosos.

Hay muchos efectos secundarios que los pacientes de cáncer durante su tratamiento, y/o después de la intervención pueden tener. La práctica de yoga, pranayama y meditación son unas herramientas que pueden aportar muchos beneficios a estas personas.

Algunos de los beneficios:

  • Mejora la calidad de vida en pacientes y supervivientes de cáncer.
  • Estimula el Sistema inmunitario.
  • Aumenta la autoestima.
  • Proporciona técnicas para el manejo del dolor.
  • Desintoxica el organismo.
  • Relaja el Sistema nervioso.
  • Fortalece los huesos.
  • Fortalece los músculos.
  • Fortalece el Sistema cardiovascular.
  • Aumenta el rango de movimiento, mejorando flexibilidad.
  • Fortalece la columna y mejora la postura.
  • Reduce el miedo.
  • Disminuye el estrés
  • Reduce la ansiedad
  • Alivia la fatiga relacionada con la enfermedad.
  • Aportar más oxigenación a los tejidos corporales.
  • Puede reducir complicaciones en el post-operatorio.
  • Fomenta el bienestar.
  • Reduce los sofocos.
  • Ayuda a afrontar las actividades rutinarias (quimioterapia, radioterapia, pruebas y visitas médicas, etc.).
  • Fomenta la comunidad (poder compartir tu experiencia y la de personas que están pasando o han pasado por lo mismo).

Eso sí, debe llevarse a cabo con un profesor que esté realmente cualificado, ya que algunas posturas y pranayamas están contraindicados.

Poco a poco, progresamos…

http://www.lavanguardia.com/local/valencia/20150217/54427328271/clinica-valenciana-integra-yoga-como-terapia-complementaria-en-el-cancer-mama.html

http://www.abc.es/salud/noticias/20140128/abci-yoga-cancer-mama-201401271822.html

http://www.laprovincia.es/sociedad/2013/06/01/yoga-meditacion-incorporan-medicina-curacion-cancer/535272.html

2 comentarios

Deja un comentario