Tu Postura habla de tí

Una buena actitud y postura reflejan un estado mental adecuado

Una buena actitud y postura reflejan un estado mental adecuado

En realidad, nuestro cuerpo, gestos, manera de caminar y cara hablan por nosotros…

Para una persona observadora, pocas palabras bastan para obtener información sobre alguien a través de su postura y gestos, incluso de manera más fiable que de sus palabras.

Está más que demostrado que la conexión entre el cuerpo y la mente es tal, que la postura y los movimientos, la forma en la que se respira y las expresiones faciales determinan el estado en el que una persona se encuentra.

Por ello, en Yoga, para trabajar la mente, trabajamos el cuerpo a partir de diferentes tipos de postura: flexión hacia delante, hacia atrás, lateral, rotaciones… Se trabaja con la capa “más burda” de nosotros, para así, poder profundizar a niveles superiores.

Por ello, trabajando las posturas de Yoga, también equilibramos nuestro estado anímico, entre otras cosas. A través de la trabajar la postura se pueden corregir, a parte de muchas molestias de espalda, sentimientos de inseguridad o depresivos.

Por ejemplo:

  • Una persona que tiene una postura encorvada hacia delante, con los hombros caídos hacia delante y cabizbaja: denota que tiene una tendencia a la depresión, que es una persona introvertida, a encerrarse en sí misma, a una autoestima baja… Además, su respiración no será tan buena por el ir cerrando la zona del pecho. Para más INRI, el rato excesivo que pasamos ante el ordenador nos lleva a encaminarnos hacia esta postura. Aquí sería importante trabajar con muchas extensiones de columna en la práctica, para abrir el pecho y contrarrestar los efectos de la postura “normal” de esta persona. Aunque, sin olvidar el resto de posturas (para masajear y estirar órganos, glándulas y músculos). A la hora de realizar las flexiones hacia delante, sería de gran relevancia en dar más énfasis en bajar alargando la columna, más que en bajar la cabeza.
  • Una persona que tiende a llevar el pecho más hacia delante o hacia fuera, por el contrario, sería aquella persona que es más extrovertida, más segura de sí misma, con una alta autoestima…

Hemos hablado de los dos extremos un poco, aunque en muchos casos, depende del día podemos encontrarnos más en una tendencia u en otra (dentro de nuestras capacidades, anatómicas). Aunque, hay columnas que, por el paso del tiempo es muy difícil que vuelvan a recuperar su forma más adecuada.

La curvatura natural de la columna es la más óptima para movernos de una manera más cómoda sin sobrecargar ni articulaciones ni músculos. De hecho, la columna tiene unas curvas que se contrarrestan para poder amortiguar el peso en relación a la gravedad. Por ello, cuando se realiza un trabajo de corrección postural (aunque al principio haya molestias y sea muy duro), suele traer gran cantidad de beneficios, incluyendo un estado anímico más positivo.

La práctica de yoga te ayuda a ser más consciente con tu cuerpo. Y, a través, de muchas posturas, podrás mejorar la tuya en tu día a día, sintiéndote mejor y queriéndote más como eres.

Todos nosotros tenemos dentro todo lo que necesitamos para ser felices. ¿Por qué no te atreves a encontrarlo?

 

 

 

 

Deja un comentario