Dormir o no dormir… en Savasana

zzzzz

 

El otro día, al acabar una clase, una chica a la que tuve que despertar de Savasana, me vino y me pidió disculpas por haberse quedado dormida en la relajación.

La pobre estaba apurada y avergonzada por haberse dormido al final de la clase. Incluso, llegó a darme todas las explicaciones del porqué y de lo agotada que iba estos últimos días.

sigue leyendo