Sentido del humor signo de inteligencia y de buena salud

 

Buda sonrisa

Sonríele a la vida, y ésta te devolverá la sonrisa

“La potencia intelectual de un hombre se mide por la dosis de humor que es capaz de utilizar”, Friedrich Nietzsche, filósofo alemán.

Aunque haya personas que crean lo contrario, un signo de inteligencia es tener un buen sentido del humor. Porque, en esta vida, ¡ hay que saber reírse hasta de uno mismo! Además, sonreír, reír y estar de buen humor es muy beneficioso para la salud. Por ello, si eres profe o alumno de yoga, ¿ por qué no le sumas este ingrediente a tus clases ?

Estudios que avalan esta afirmación

  • En la Universidad de Michigan, demostraron tras varios estudios, que las personas que gozan de buen humor tienen menos probabilidades de sufrir un accidente cerebrovascular.
  • Por otro lado, la Universidad de Indiana (Estados Unidos), afirma que la risa relaja la tensión de la musculatura del cuerpo, reduce la producción de hormonas causantes del estrés, reduce la presión sanguínea, además de ayudar a quemar calorías al movilizar unos 400 músculos.
  • El doctor William Fry dijo que las carcajadas prolongadas ejercitan los músculos de la cara, el torso, los pulmones, y el corazón, los músculos de los hombros, brazos, abdomen, diafragma y piernas. Unas buenas carcajadas se pueden equiparar a unos minutos de ejercicio físico.
  • Spencer opinaba que la risa era un mecanismo esencial para restaurar el equilibrio emocional, físico y biológico.
  • El escritor italiano Curzio Malaparte, tras varios estudios, dijo que “cada vez que una persona ríe de verdad, añade dos días de vida a su existencia”.

Beneficios del buen sentido del humor

  • Ayuda a estimular el sistema inmunológico
  • Reduce el estrés
  • Libera endorfinas
  • Reduce la presión arterial
  • Mejora la autoestima
  • Fortalece la motivación
  • Mejora la relación con las personas que nos rodean
  • Favorece el aprendizaje

No hay que confundir humor negro o despectivo con el positivo

En todo momento, por supuesto, estamos haciendo referencia al humor positivo. Apostamos por un sentido del humor honesto, sin ningún tipo de maldad, dejando totalmente de lado el humor negro, denigrante y el que menosprecia a los demás.

En tu clase

Es bueno que añadas una pizca de humor en tus clases de yoga. Con esto, no nos referimos a que te pases la clase contando chistes, convirtiéndola en el show de Chiquito. Si no, que intentes soltar la tensión en momentos claves. Por ejemplo, para muchos alumnos el estar en la postura del árbol o de navasana (equilibrio y bastante control mental y corporal), les hace que frunzan el ceño, tensando más la cara, e incluso el cuerpo. Éste sería un buen momento para sugerirles que muestren una sonrisa, pues “van a pagar lo mismo por la clase”, por ejemplo. El mero hecho de hacerles sonreír les ayuda, al menos a liberar la tensión de la cara, y seguramente, de alguna zona más del resto del cuerpo. Pero ¡ojo!, no les hagas la gracia en una postura en la que puedan caerse o lastimarse, por ello, escoge bien el momento idóneo, evitando posturas complejas y con cierto riesgo de caída, como por ejemplo sirsasana (la postura sobre la cabeza).

Lo que se trata es de “quitarle hierro al asunto”, es decir, sin perder la esencia de la práctica, pero hacerles ver que el objetivo no es llegar a tocarse los dedos del pie a toda costa, por ejemplo. Es mejor que lleguen a una postura relajadamente, que desde la brusquedad o la tensión.

En tu vida

Dicen que la clave de la felicidad está en uno mismo. Las cosas se ven, según nosotros estamos. Por ello, si te tomas todo más relajadamente (no nos referimos al pasotismo), todo te irá mejor. Si te ríes más a menudo, la vida te devolverá esa sonrisa. No hay que tomarse las cosas demasiado en serio, ni personalmente, hay dejar que todo fluya y divertirnos mientras ello pase.

Os lo recomienda una chica, que a veces es un híbrido entre Mr. Bean y Kung Fu Panda.

Deja un comentario