Los Pies en el Yoga

El cerebro de un yogui se extiende desde la parte inferior del pie a la parte superior de su cabeza.

El cerebro de un yogui se extiende desde la parte inferior del pie a la parte superior de su cabeza.

Los pies: unos grandes actores que nos suelen pasar desapercibidos… Tienen una gran importancia en el camino de nuestra vida, sin embargo no somos conscientes de ello.

Son nuestro sustento, miembros imprescindibles para la locomoción, estabilidad, etc. Pero no les solemos prestarles mucha atención. Es más, en la mayoría de casos, los “maltratamos” embutiéndolos en zapatos que los comprimen, no les dejan respirar e, incluso, los deforman.

Estructura física

El pie es aquella extremidad inferior en la que recae el peso del cuerpo y la que permite la locomoción.

En cada pie tenemos 26 huesos. Éstos pueden dividirse en tres partes: el tarso, el metatarso y las falanges.

huesos pies

También contienen diferentes articulaciones, músculos, ligamentos, etc. Además, en las plantas de los pies hay millones de terminaciones nerviosas.

 

En la práctica de Yoga

Hay mucha gente a la que le horrorizan sus propios pies, por ello el descalzarse en clase se les hace algo bastante difícil de asimilar. Algunos creen que el resto de la clase va a estar pendiente de ellos y no quieren quitarse los calcetines para la práctica. Por otro lado, están aquellos que les da asco el pisar descalzo el suelo de la clase.

Personalmente, suelo explicar los beneficios de practicar descalzo (excepto en algún caso o problema específico, en el que es mejor hacerlo con calcetines). Algunas veces ceden, otras son los propios calcetines los que se rebelan, pues hacen resbalar y no permiten el buen apoyo.

El contacto del pie con el suelo es muy importante y muy bueno para nuestro organismo, entre otras:

  • Relaja el sistema nervioso.
  • Estimula la circulación sanguínea.
  • Fortalece articulaciones de tobillos, rodillas y caderas.
  • Es muy bueno para problemas de espalda.
  • Libera de cargas positivas, que son perjudiciales para la salud.

 

El concepto del enraizamiento

En una clase de Yoga es muy común que aparezca al concepto de enraizamiento.

Este enraizamiento no es otra cosa que una toma de conciencia. El sentir (al estar en una postura de pie) como los pies están en contacto con el suelo; como repartes bien todo el peso de tu cuerpo sobre sus plantas para poder crear una postura fuerte y estable. Cuando tienes una base estable y fuerte, sobre ella, puedes crear “cualquier” postura sin miedo a caer.

Beneficios de tu práctica de Yoga sobre tus pies

Si empiezas a practicar Yoga a diario, poco a poco te irás dando cuenta de ciertos cambios… Físicos, psíquicos y emocionales. Uno de estos cambios puede ser el que se te “ensanchen” los pies. Al tener más conciencia de la acción de repartir tu peso en la planta de los pies, hará que el pie se expanda naturalmente y “que vuelva a su forma natural”.

  • Ayudará a corregir problemas como los dedos en martillo.
  • Al tener una base más estable, mejorará tu postura y tu cuerpo en general. Lo que puede que te alivie alguna molestia que tenías en rodillas, espalda…
  • Fortalecerá y flexibilizará tus articulaciones, tanto de los pies, como el tobillo y la rodilla.
  • Caminarás mejor, pues repartirás mejor el peso de tu cuerpo.
  • Te puede liberar del complejo de tener “un pie feo”.
  • El contacto del pie con el suelo, como ya se ha comentado anteriormente es muy importante. Te ayudará a descargarte de cargas positivas.

 

Después de leer este artículo, ¿a qué esperas para liberar y mimar tus pies?

Deja un comentario