El ojo ve sólo lo que la mente está preparada para ver

neurons“El ojo sólo ve lo que la mente está preparada para ver”.

Después de ver esta frase del filósofo francés Henri Bergson, sumada a una charla con unos compañeros sobre el tema de Yoga Nidra, más una conversación con unas alumnas sobre unas pastillas hormonales; cada vez soy más consciente de las limitaciones que le ponemos nosotros mismos a nuestro cerebro.

Muchas veces nos boicoteamos a nosotros mismos debido a los patrones limitados que poseemos. Por eso estaba muy bien aquella frase de un anuncio que decía: “ahora toca desaprender“. Porque, la gran mayoría de gente, cuando se enfrenta a algo “diferente” o que no cuadra con los patrones que tiene en su cerebro se cierra en banda. Decimos que somos abiertos, tolerantes, que hemos avanzado, pero en realidad… Es una ilusión! Aunque sí es verdad que con ciertas herramientas (entre ellas el yoga), se puede llegar a poder ver y disfrutar de otras opciones de realidad que, en muchos casos, nos facilitarían la vida y nos evitarían pasar por muchos sufrimientos y limitaciones.

Para que comprendas un poco mejor esto, te voy a exponer ejemplos en imágenes, pero también escritos.

Cómo dicen que una imagen vale más que mil palabras… Aquí tienes algunas de ellas que parecen una cosa, pero si se mira por otro lado parecen otra. Por ello, es bien cierto lo de: Todo depende del cristal con que se mire.

¿Cuantas patas tiene el elefante?

¿Cuantas patas tiene el elefante?

invented-first-optical-illusion_d983bacd86646ae3

¿Dónde está el trozo de dedo que falta?

¿Qué ves aquí? ¿Dos enamorados besándose o una calavera?

¿Qué ves aquí? ¿Dos enamorados besándose o una calavera?

¿Se mueve o no se mueve?

¿Se mueve o no se mueve?

Después de ver esto… ¿No te sientes un poco “engañado” por tu cerebro? Es decir, dónde parecía que veías una cosa… Te detienes y ves otra.

Pues esto mismo es lo que puede hacer tu cerebro ante situaciones de tu vida y al escuchar conversaciones u palabras de otras personas.

Por ejemplo, yo afirmo que todo lo que le haces a tu cuerpo o tomas o comes, le afecta. Ello no quiere decir que sea ni positivo ni negativo. Sin embargo, cuando hablas de unas pastillas: siempre hay “efectos secundarios”. Todo afecta; por ejemplo: el té es buenísimo porque tiene muchas propiedades positivas para el organismo, pero dependiendo de la persona, tendrá unos efectos u otros. Habrá a personas a las que la teína les afectará o excitará de tal manera, que les hará más mal que bien el tomarlo. Personalmente, me encanta el buen café pero sé que no es beneficioso para el organismo y, menos para el mío, pues soy muy nerviosa. Por otro lado, te dicen: bueno, pero una taza de café por la mañana es buena porque tiene antioxidantes y bla, bla, bla… Yo sé que debería dejarlo totalmente, pero al gustarme y al “ayudarme” a aguantar el ritmo de trabajo que tengo, no lo hago. Tendría que trabajar en ello, sí!

Por otra parte, las connotaciones o significados de símbolos y/o palabras para cada persona es diferente dependiendo de los patrones que tenga. Por ejemplo, cuando dices la palabra discriminar, no forzosamente estamos refiriéndonos a algo malo. En realidad, tenemos que aprender a discriminar aquello que no queremos en nuestra vida. Pues significa que seleccionamos dejar aquello que no nos hace bien.

Otro ejemplo, en este caso de un símbolo, sería el de la esvástica. En muchas culturas ha sido un símbolo positivo, pero debido a los nazis, hoy en día la mayoría de personas que tenemos alrededor ven este símbolo y lo asocian con algo malo.

Imagen bonita de paisaje de bosque que se convierte en una cara y un cerebro.

La mayoría de patrones limitadores que tenemos los almacenamos en nuestro “disco duro” durante toda la vida, pero la etapa más importante es la niñez. Por culpa de la sociedad y creencias que nuestros padres y educadores heredaron y nos pasaron, muchas veces, nos cuesta evolucionar en la vida. Por ello, se dice que hay que desaprender. Lo que pasa es que es un trabajo muy duro que requiere un gran trabajo personal, mucha fuerza de voluntad y un gran compromiso. El cambiarse a uno mismo, es muy difícil. Muy difícil, pero no imposible!

Abre tu mente a nuevas perspectivas y a nuevas realidades!

 

Deja un comentario