El concepto “estrella de mar”

Expande tu energía en el océano de la vida

Expande tu energía en el océano de la vida

En la práctica de ásana, sobre todo en el extranjero, muchos profesores explican la importancia del concepto de “starfish” o estrella de mar. Con esta expresión, lo que se intenta explicar es la importancia de hacer una postura con consciencia en la que todo nuestro cuerpo esté vivo y activo, dónde la energía irradia de nuestro “hara” y se expande hasta la punta de nuestros dedos.

En realidad, la palabra “hara” proviene de la cultura japonesa y se ubica, aproximadamente, cinco centrímetros por debajo del ombligo, correspondiendo al centro de gravedad del cuerpo. Se dice que es el punto dónde se concentra la energía que viene de la Tierra y la que viene del Universo, así como el equilibrio y la estabilidad de la persona; es dónde nacen el movimiento y la respiración.

El chakra correspondiente a esta zona del cuerpo, sería el Chakra Svadhisthana, el cual se sitúa aproximadamente dos dedos por debajo del ombligo.

Es por ello,por lo que realizar una postura de yoga es algo más que posicionar los pies o los brazos en un lugar o de una determinada manera. Se convierte en una conexión total con tu cuerpo, una expansión de conciencia con tu organismo. Todo el cuerpo se encuentra activo, pero sin tensión. Busco ese Sthira Sukham Asanam, un asiento estable y firme, feliz y agradable.

Además de ser importante la acción de la estrella de mar, cuando estoy dentro de la postura, también tiene mucha importancia la manera en la que las voy enlazando, así cómo entro y salgo de ella. Evitaremos tanto movimientos bruscos, como rebotes. Todo movimiento debe ser orgánico y fluido, al ritmo de la respiración.

Dentro de la pose, nada de rebotes, será la respiración (al igual que la práctica), la cual me ayudará a profundizar en ella.

Es muy importante como entramos en el asana, nada de forzar, ni saltos, ni tirones. Pero si la entrada es importante, la salida lo es mucho más. Debemos soltarla con total conciencia, sin desplomarnos o dejarnos caer. Según Baron Baptiste, creador del Power Yoga: “Cualquier lerdo es capaz de adoptar una postura, pero sólo una persona juiciosa sabe salir de ella con elegancia consciente”.

Recuerda que, la práctica del Yoga es una práctica personal. No es una competición, ni mi cuerpo debe ser igual a las fotografías de los libros. Al principio, lo más normal es que se quiere llegar a la postura forzando, en lugar de dejar que el cuerpo se vaya abriendo a su propio ritmo. Cuando aceptes tus limitaciones, sólo entonces, tu cuerpo llegará a hacer cosas que antes nunca creíste que serías capaz.

Deja un comentario