Deshazte de lo innecesario

No acumules silencios. Grita de vez en cuando.

No acumules silencios. Grita de vez en cuando.

Todos nosotros somos algo más que cuerpo, mente y espíritu. En nuestro interior, llevamos una gran carga de sentimientos reprimidos, estrés acumulado, experiencias vividas y un largo etcétera.

Aunque, según la filosofía del Yoga, todos tenemos la misma esencia: somos dicha; dependiendo de dónde hayamos nacido, cómo nos hayan educado, cómo hayamos evolucionado personalmente, en qué círculos nos movamos, etc… Tendremos una manera de ver y de afrontar el mundo de una manera u otra.

A pesar de la gran cantidad de diferencias que podamos tener los unos de los otros, hay varios factores, bastante generalizados, que pueden afectar negativamente a nuestro bienestar.

Algunas cosas/sentimientos/pensamientos/acciones innecesarias que no nos hacen nada de bien:

  • El Apego: Ya hablamos sobre el apego en un artículo anterior; así como del sufrimiento que nos puede acarrear aferrarnos a algo, alguien o a un pensamiento.
  • Sentimiento de culpa: Algunas personas se echan la culpa de todo lo malo que pasa a su alrededor. Si te pasa esto, párate un momento a pensar y pregúntate: ¿en serio es mi culpa? Tal vez, es que tenía qué suceder por alguna razón, pero no por tí.
  • Sentimientos reprimidos: En nuestra mochila, que vamos llenando a lo largo de la vida, muchas veces vamos guardándonos cosas que nos hicieron daño o nos hicieron sentir mal. Es preferible que pegues un par de gritos o que hables las cosas para que eso no se te quede enquistado.
  • Prejuicios: En muchos casos, solemos hacer juicios por el aspecto de la persona que tenemos delante, o vamos con ciertas expectativas ante todo lo que hacemos. Relájate un poco y deja que la vida te sorprenda agradablemente.
  • Autocrítica: Muchas veces solemos ser súperexigentes con nosotros mismos. ¡Error! Permítete equivocarte o no intentar demostrar que se te da bien hacer todo. Cada uno tiene sus puntos fuertes y sus puntos no tan fuertes. Hay que ser más benevolente con uno mismo.
  • Necesidad de aprobación de otras personas: Mientras no lastimes a los demás, haz lo que te haga sentir bien sin miedo “al qué dirán”. Las personas que realmente te quieren te aceptarán tal y cómo eres. Ya dice el refrán: “ande yo caliente, ríase la gente!”.
  • Creencias limitadoras: Borra el “no puedo” de tu vocabulario. Prueba, y si fallas, inténtalo de nuevo. Con esfuerzo e ilusión hay muchas cosas posibles, tantas que quizás nos sorprendamos.
  • Tomarte las cosas personalmente: Intenta no tomarte los comentarios de las otras personas a modo personal. La mayoría de veces, los que tienen el problema son los que están todo el día criticando a los demás, sin intentar arreglar primero sus asuntos. Que nadie te estropee un maravilloso día!
  • Rencores: Intenta perdonar y avanzar. No guardes rencores hacia situaciones o personas que, seguramente, no valgan la pena.
  • Malos recuerdos/Experiencias negativas pasadas: Intenta que experiencias negativas no se queden como un recuerdo recurrente en tu cerebro. Obsérvalas con distancia y que, únicamente, te sirvan para aprender y mejorar.
  • La mala compañía: Hay personas muy negativas. Intenta priorizar la compañía de aquellas personas que te hagan feliz, aprender de ellas, ser tú misma y disfrutar de la vida! Al resto, invítales a salir de tu vida! (pues perderás mucho tiempo y energía en vano). No es verdad aquello que dicen: “quien bien te quiere te hará llorar.” O, sí, pero que sólo sea de felicidad.
  • Elimina la falsa identificación: No te identifiques con aquello que no eres porque sufrirás. No te encasilles. Eres un ser de dicha. Las otras etiquetas sólo te traerán decepciones. Todos somos muchas cosas y la misma sola.

Acciones para combatir todas esas cosas negativas:

  1. Practicar Yoga. El Yoga trabaja a muchos niveles: físico, mental y en capas más sutiles. Ayuda a desbloquear y a cambiar cosas en nosotros.
  2. Meditar. Al igual que el Yoga, pues es una meditación en movimiento, pero sin mover el cuerpo.
  3. Hacer ejercicio, pasear bajo el sol, bailar… Estas acciones generan mayor liberación de endorfinas y disminuyen el estrés. Las endorfinas son sustancias químicas naturales del cuerpo que nos proporcionan sensación de bienestar.
  4. Gritar y/o cantar. Según dicen “quién canta su mal espanta”. Lo hagas “bien” o “mal” te ayudará a sacar mucha energía estancada en nuestro interior.
  5. Llorar. Ya sea “de pena” o “de felicidad” es muy beneficioso para nuestro cuerpo. A parte de lubricar nuestros ojos y mejorar su salud, es otra manera de “sacar algo que había anquilosado” dentro de nosotros.
  6. Reír a carcajadas. Es un ejercicio excelente y algo que equilibra mucho nuestro organismo. Intenta hacerlo cada día.
  7. Compartir. El poder hablar o compartir cosas con los demás es una sensación muy agradable. Si es algo negativo: te liberas de llevar todo ese peso tú solo. Si es positivo o divertido: se convierte en algo doblemente positivo.

Deja un comentario