Dejarse “fluir” y disfrutar de la vida

ola de flow

Be water my friend

Actualmente encontramos el estilo de Yoga “Flow”, lo que podría también denominarse como yoga dinámico o yoga vinyasa. Es una práctica de ásana más “fluida”, es decir, se van entrelazando las posturas y se aguantan menos respiraciones dentro de éstas que en el Hatha Yoga.

Pues bien, ese “flow” o fluir con la vida, también es algo que se va aprendiendo. Algunas personas lo llevan más incorporado “de serie” que otras. Aquellos que no, conforme van practicando yoga con regularidad, van aprendiendo a ir cambiando esquemas mentales. La práctica nos hace poder ver más allá, de lo que solamente alcanzan a ver nuestros ojos. Ello nos enseña a relajarnos y a dejarnos llevar por la vida, disfrutando de cada instante, aunque no estuviera planeado con anterioridad.

A veces, el conseguir lo que estaba en nuestra mente de una determinada manera se convierte en tal obsesión, que si no lo tenemos nos hace sufrir. Ante ello, tenemos 2 opciones:

  1. Luchar con todas tus fuerzas hasta agotarnos física y mentalmente.
  2. Aceptarlo, dejarlo ir y abrirnos al nuevo camino que aparece ante nosotros.

Normalmente, la segunda opción es la que más cuesta. Sin embargo, es la más beneficiosa para no vivir angustiado.

Además, si nos dejamos llevar a ese nuevo destino, tranquilamente, nos sorprenderemos y comprobaremos que nos deparaba algo muchísimo mejor que el anterior. Porque, ya se dice que “la vida pone a cada uno en su lugar”. Y, aunque los yoguis practican el Karma Yoga (la acción desinteresada, sin esperar nada a cambio), cuando uno sigue su Dharma (tu misión en la vida, para lo que has venido a este mundo), haciéndolo lo mejor posible, sin duda, la vida le ofrecerá algo bueno, e incluso mejor de lo que su mente podía imaginar.

Por ello, cuando tu plan A o, incluso, el B te fallen… No te preocupes!! Pues el abecedario está lleno de letras con las que podrás escribir palabras sensacionales!

2 comentarios

Deja un comentario