APRENDE A DESCONTROLARTE…

improvisar

Para tener éxito, la planificación sola es insuficiente. Uno debe improvisar también.

Hay muchas personas perfeccionistas o/y muy exigentes, las cuales, queremos tenerlo todo bajo control. Horarios, salidas, trabajo, cosas a hacer en casa, actividades…

Lo malo es que no nos damos cuenta, de que en la mayoría de casos que se quiere tener todo tan bajo control, esto se descontrola más que si hubiéramos “improvisado” o ido sobre la marcha un poco más.

Hay un dicho que dice que las mejores cosas que pasan en la vida son las que no se planean. Pues, así es.

Al intentar tener todo bajo control estamos poniendo mucho estrés sobre nosotros mismos. Ya, que, en el caso de que algo no cuadre o no salga cómo estaba previsto puede descolocarnos. Eso nos pasa a menudo a las personas que trabajamos muchas horas y tenemos muy poco tiempo libre.

Sin embargo, a veces, es contraproducente, pues lo que creemos que es mejor para nuestra salud, puede convertirse en un arma de doble filo. Actuando así, podemos agobiar a los que nos rodean, e incluso puede no dejarnos disfrutar de la vida todo lo que podríamos.

En parte, vivir es, también, dejarse llevar un poco. Sorprenderse, cambiar el recorrido de camino a casa o al trabajo para descubrir nuevas tiendas, nuevos paisajes, etc.

Por ello, intenta no obsesionarte con cuadrar o rellenar todos los espacios de tu vida. Improvisa un poco! Disfruta de las sorpresas! Relájate y déjate llevar un poco… Al final todo saldrá bien, o mejor!!

 

Deja un comentario