¿Cuál es mi verdadero Dharma?

Imagen Arjuna y Krishna

Cumple con tu Dharma igual que Arjuna

Dharma: Palabra procedente del sáncrito. Significa: virtud, conducta adecuada, etc. Hace referencia al deber del individuo en su vida presente. Es decir; cada uno de nosotros nace con un don único, un talento para cumplir con el propósito de su existencia.

Arjuna, el protagonista de la Bhagavad Gita, era un excelente arquero. Su don era el dominio de ese arma, era un guerrero. Sin embargo, es Krishna el que tiene que disipar sus dudas ante la batalla. Krishna le anima a luchar, pues debía cumplir con su Dharma y vencer aquella guerra.

sigue leyendo

What the… OooooMmmm!?

Que nadie te impida ser quién eres!

Que nadie te impida ser quién eres!

El otro día, navegando por la red, vi una publicidad muy divertida. Estaban anunciando un curso de Formación de Profesores de Yoga, en el que te decían: “No hagas tu formación de Instructor de Yoga para enseñar, pues ya hay suficientes instructores, si no, para profundizar en tu práctica.” Yo, me quedé perpleja!!

sigue leyendo

Dejarse “fluir” y disfrutar de la vida

ola de flow

Be water my friend

Actualmente encontramos el estilo de Yoga “Flow”, lo que podría también denominarse como yoga dinámico o yoga vinyasa. Es una práctica de ásana más “fluida”, es decir, se van entrelazando las posturas y se aguantan menos respiraciones dentro de éstas que en el Hatha Yoga.

Pues bien, ese “flow” o fluir con la vida, también es algo que se va aprendiendo. Algunas personas lo llevan más incorporado “de serie” que otras. Aquellos que no, conforme van practicando yoga con regularidad, van aprendiendo a ir cambiando esquemas mentales. La práctica nos hace poder ver más allá, de lo que solamente alcanzan a ver nuestros ojos. Ello nos enseña a relajarnos y a dejarnos llevar por la vida, disfrutando de cada instante, aunque no estuviera planeado con anterioridad.

sigue leyendo

Haz lo que hagas lo mejor posible

Sé bueno. Hazlo bien.

Sé bueno. Hazlo bien.

En el campo del Yoga se trabaja mucho el desapego. El no aferrarte a nada ni a nadie; ya que ello acarrea muchos pensamientos y sufrimiento a nuestra mente. Hay que “dejarse llevar” por la vida, aceptando de forma abierta y agradecida todos los cambios, pues éstos suelen ser buenos. El cambio es movimiento. El movimiento es vida.

Sin embargo, no hay que confundir el desapego con la dejadez, la indiferencia o el no implicarse en las cosas o en tu trabajo.

sigue leyendo